Para quienes sinceramente desean que la concordia regrese y la prosperidad prevalezca en la Venezuela bolivariana, más alentador no podría resultar el segundo ciclo de los diálogos que sostienen la administración encabezada por Nicolás Maduro Moros, y la extrema derecha del país, tutelada por Washington

Autor: José Llamos Camejo , enviado especial | internet@granma.cu 7 de septiembre de 2021

Caracas.–Para quienes sinceramente desean que la concordia regrese y la prosperidad prevalezca en la Venezuela bolivariana, más alentador no podría resultar el segundo ciclo de los diálogos que sostienen la administración encabezada por Nicolás Maduro Moros, y la extrema derecha del país, tutelada por Washington.

La ronda de referencia finalizó con la rúbrica de dos acuerdos, cuya ejecución se considera crucial para revertir las dificultades económicas a las que se enfrenta el pueblo de la nación sudamericana.

Se trata de peticiones colocadas sobre la Mesa de Diálogo por los representantes del ejecutivo bolivariano, las cuales fueron aceptadas por los opositores, y en consecuencia convertidas en pacto.

En el primer caso se trata de un pronunciamiento conjunto en defensa de la Guayana Esequiba como territorio del Estado venezolano; en el segundo, se ratifica la necesidad de que Venezuela recupere los activos usurpados al país, y el descongelamiento del dinero depositado en cuentas en el exterior, patrimonio del pueblo venezolano, para que de inmediato pueda usarlo su legítimo dueño.

Al conocer la noticia de los acuerdos, el presidente Nicolás Maduro los valoró como un éxito, y dijo que con ellos se busca «el bienestar social de todas y todos, entendiendo los efectos de las sanciones criminales sobre la economía, y reivindicando la independencia, la soberanía y la autodeterminación».

En tal sentido, el mandatario escribió en su perfil en Twitter: «¡Lo volvimos a lograr!», en alusión a los mencionados avances y a otros recientes aciertos del proceso, como el hecho mismo de haberlo iniciado, y la adopción de un memorándum de entendimiento con una agenda clara de siete puntos.

Previamente, Maduro dejó claro que la justicia actuará sobre quienes auparon la imposición de sanciones ilegales y el saqueo de recursos del país. «No va haber impunidad», dijo el mandatario, «es mucho el daño que les han hecho a las familias venezolanas».

Sin duda, lo anunciado el pasado lunes en México, por la Revolución Bolivariana y quienes la adversan, son señales alentadoras. Aun así, no olvidemos que hasta ahora lo rubricado son acuerdos parciales y, según el memorándum de entendimiento, solo adquirirán carácter definitivo una vez debatida la totalidad de los puntos de la agenda, y asumidos sus correspondientes acuerdos. Es un diálogo complicado pero, sin duda, con potencial para encauzar las soluciones que Venezuela precisa. Las partes se reunirán otra vez en México del 24 al 27 del mes en curso, para el tercer ciclo de negociaciones.

Categories:

Los comentarios estan desabilitados