Por: Oscar Figueredo ReinaldoDinella García AcostaLissett Izquierdo FerrerIrene Pérez

Publicado en: Actualización del modelo socialista cubano

En este artículo: Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP)CoronavirusCOVID-19Crisis EconómicaCubaEconomíaFotografíainflaciónMarino MurilloPIBPoder PopularPreciosSaludSARS-CoV-2Virus

Tomado de CUBADEBATE, 27 octubre 2021 

La inflación minorista ha sido la principal desviación de la Tarea Ordenamiento; los costos de la canasta de bienes y servicios de referencia casi duplican los números diseñados, mientras la capacidad de compra que dio la reforma salarial se ha visto “muy afectada”, fundamentalmente en los sectores de menos ingreso, informó el diputado Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo.

Reunidos en el Palacio de Convenciones de La Habana —y mediante videoconferencia desde todas las provincias—, los diputados conocieron los resultados de la implantación del ordenamiento monetario iniciado el 1ro de enero de este año, análisis que tuvo en cuenta la ejecución de la economía hasta junio, algunos indicadores del comportamiento hasta agosto y los estimados actualizados de los principales balances de la economía.

Murillo Jorge recordó que se han adoptado un grupo de medidas para ajustar, tal y como se previó, determinadas decisiones debido, entre otras cosas, a problemas de diseño y del proceso de puesta en práctica de la unificación monetaria y cambiaria, así como por desviaciones derivadas del difícil contexto que ha vivido la economía cubana.

Hasta agosto se habían aprobado, contabilizó, 256 decisiones (cambio de la tarifa de electricidad y de la escala salarial de los maestros roneros, por ejemplo) y emitido 171 normas jurídicas.

Del total, se han cumplido 234 decisiones —con 155 normas jurídicas—, en tanto están en proceso 10, pendientes nueve, incumplidas dos y una quedó sin efecto.

Murillo Jorge valoró que medir el resultado de la Tarea Ordenamiento, “no es decir si salió bien, mal o parcial”, pues hay que compararlo con el diseño de la medida para “tener una idea más real de cómo han sido las cosas en detalles”.

Para este año, recordó, se diseñó una inflación mayorista de 1 200%. En enero los precios crecieron 224% en comparación con diciembre, en febrero 12% más, en tanto en junio contra mayo creció 6.53%, ejemplificó.

Esta situación tuvo que ver con el incremento de la ficha de costo de la empresa eléctrica y del tabaco, de acuerdo con los datos presentados.

Murillo Jorge anunció que el ajuste esperado en la economía de que los precios mayoristas crecieran menos que el nivel de devaluación diseñado se logró. “El problema está en la inflación minorista, no en la mayorista”.

El crecimiento de los precios de las empresas estatales (222% de inflación) está por debajo del diseño. “La inflación que se ha producido mayorista en el sector empresarial le viene dando una rentabilidad del 11% y la de la inversión extranjera un 28% de rentabilidad”.

Murillo Jorge señaló la existencia de muchos problemas de deficiencia, y argumentó que en la rentabilidad también debe influir la política de precios.

Con respecto al mercado informal, dijo que ya tiene una inflación de 6 900%, influyendo tanto en el minorista como en el mayorista. 

“Es un tema que hay que administrar. Imagínense que un actor económico que logre materias primas en el ambiente de las empresas estatales y forme precios en el ambiente de 1×70, sin ser muy eficientes, va a tener grandes utilidades. Esto tributa a procesos inflacionarios en el futuro”.

“El objetivo estratégico de la tarea ordenamiento era que las producciones nacionales fueran más baratas que las importaciones. Pero si se forma precio de 1×70 sí serían más caras las producciones nacionales”, dijo.

¿Cómo se resuelve esto? El jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo comentó que se está trabajando por el Ministerio de Finanzas y Precios, porque “se hace necesario una política de precios mayoristas para administrar estos diferentes tipos de cambio en la economía”.

En el sector empresarial, resumió, “no ha habido un disparo de la inflación mayorista”, se viene produciendo un ajuste, al tiempo que se ha transparentado la contabilidad.

En cuanto a la inflación minorista, las ventas totales iban a crecer 1,6 veces y los ingresos cinco veces, de ahí que la meta de inflación minorista sería de un 60%. “Los precios minoristas iban a crecer mucho menos que los ingresos y bajo esa decisión se aprobó la Tarea Ordenamiento y la reforma salarial”.

Si bien la inflación minorista se comporta según lo diseñado, ese “60% no pega con lo que la gente está viviendo. La gente está viviendo precios siete, 10 veces más grandes”. 

Ese índice, explicó, tiene como fuente fundamental los precios estatales, “pero cuando le agregue los niveles del mercado informal, la inflación sería mucho más grande”.

No obstante, indicó que los precios de los servicios de transporte y vivienda, y los alimentos tienen crecimientos muy superiores al 60% diseñado.

Murillo Jorge dijo que la canasta de bienes y servicios de referencia alcanza su costo más alto en La Habana, con 3 250 pesos, y en las provincias orientales con 3 057, cuando su valor diseñado era de 1 528 pesos.

“El costo de la canasta viene subiendo mes a mes y no se ha logrado detener”, reconoció.

Por otra parte, la alimentación fuera del hogar, calculada en torno a los 400 pesos, está en 800.

Murillo Jorge comentó que se han tomado un grupo de medidas antiinflacionarias (las ventas de garaje, por ejemplo), pero no han tenido todos los resultados previstos.

Otros efectos del ordenamiento monetario

Sobre la circulación mercantil minorista, el jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo dijo que hay un déficit de oferta en el orden de los 60 000 millones. “Este es el que ha disparado los precios en el mercado informal y por ende el crecimiento del coste de la canasta de bienes y servicios”.

Los ingresos estaban previstos por 175 mil millones, y están en los 176 mil millones. “Se caen las ofertas pero se mantienen los ingresos”. 

“Cuando sobra dinero en la economía casi siempre hay inflación, y lo primero que hay que hacer es a través de políticas fiscales controlar el dinero que hay en la economía.

Si queremos que haya equilibrio monetario el Estado tiene que recoger el 92% de los ingresos de la población y el ocho por ciento se mueve entre personas. ¿Qué es lo que más influye en esa capacidad de absorción? Las ventas minoristas estatales. A las formas no estatales que venden el Estado les recoge los impuestos”.

El último estimado indica que el Estado sólo está recogiendo un 67.3%. “Si no se está recogiendo todo el dinero que estaba previsto tenemos otro fenómeno: la población está acumulando más dinero de lo que debía tener o se lo está gastando en otra cosa. Vamos a tener más dinero en la población de lo que estaba previsto. Pero ese dinero está polarizado. Hay un grupo de gente con mucho dinero”.

Murillo Jorge resumió que hay menos recaudación, lo que provocará que el próximo año el efectivo en manos de la población sea superior a lo diseñado, con ingresos polarizados.

Por otro lado, Murillo Jorge advirtió sobre los efectos de la dolarización parcial de la economía, y abundó que se ha incrementando la inconvertibilidad de la moneda. “Si queremos batallar contra la inflación habrá que ver cómo todos estos desequilibrios se van armonizando”.

Categories:

Los comentarios estan desabilitados