Tomado del artículo publicado en CUBADEBATE por: Néstor del Prado, Director del Sello Editorial Academia de la Empresa de Gestión del Conocimiento y la Tecnología (GECYT)

Dr. Javier Pérez Capdevila

¿Qué enseñanzas nos deja esta pandemia sobre el uso de la matemática, estadística, y otras técnicas de modelación? Creo que al menos nos impulsan a dos grupos de aspiraciones.

El primero grupo es en el terreno intelectual:

  • Tenemos que imperiosamente continuar adueñándonos de los más avanzados métodos de análisis de datos, capaces lo mismo de extraer el jugo de pequeñas muestras, que hacer minería de las gigantescas bases de datos que proliferan por esfuerzos nacionales o de alianzas internacionales. (1)
  • En la estadística hay que pasar de los estudios descriptivos, por ejemplo, basados en la correlación, hacia los métodos que permitan deducir relaciones causa-efecto.
  • En particular hay que estimular el uso de métodos para explorar situaciones que aún no han ocurrido pero que son posibles (contrafactuales). Ejemplos de este tipo de pregunta son: “? ¿Qué ocurre si se suministra droga yyy a pacientes con la enfermedad zzz?”, o “? ¿Qué efecto tendría en el país www, el surgimiento de un virus en el país xxx, dado los niveles de intercambio de viajeros?” Es decir, tenemos que pasar de meramente describir la realidad a predecirla. Para esto ya existen métodos, pero ahora es que llegan a su pleno esplendor.

El segundo grupo de aspiraciones consiste en cambios radicales de estilos de trabajo:

  • Tenemos que lograr el acceso adecuado y ordenado a las grandes bases de datos que generan todas las ciencias en el mundo y que incluyen artículos científicos, datos y programas. Esta masa de conocimiento no debe ser privativo de los países más ricos.
  • Debemos abrazar, en toda su plenitud, el teletrabajo y la colaboración en ciencia abierta, con el intercambio y debate de ideas, programas, y datos.
  • Para enfrentar esta “infodemia”(generada tanto internamente como externo a Cuba) hay que domarla con la infraestructura óptima para compartir, recolectar, filtra y distribuir la información. Al respecto, CNEURO impulsa con BioCubaFarma, su empresa ETI, INFOMED, y las universidades la creación de una plataforma TIC federada que crezca ordenadamente para proveer el “esqueleto” informático para la colaboración electrónica nacional e internacional.
  • La apropiada utilización de las TIC permitirá a convertir a Cuba en un gran “Collaboratorio” que juegue el papel que le toca a nuestro intelecto colectivo para bien de Cuba y el mundo.

Para todo esto es imprescindible fortalecer y profundizar en el país, la enseñanza y la investigación en los campos de la matemática, la ciencia de la computación, y de todas las especialidades que puedan modelar la realidad para modificarla. Ello solo puede ocurrir en muy estrecha relación con otras especialidades. Debemos aprovechar el entendimiento creciente del papel que pueden jugar estos especialistas. Quedo muy atrás la idea (de hace décadas) que estos especialistas eran útiles solo llenando tablas Excel. Ya sabemos que pueden asimilar y diseñar de conjunto con otros factores de la sociedad un moderno manejo de datos y la integración de la inteligencia artificial a la vida social.

Al respecto, la Matemática y la Ciencia de la Computación, podrán ser cualitativamente superiores en Cuba después de la Covid-19, es nuestro deber hacer que eso ocurra. Los retos ya planteados y otros que surgirán, tendrán de estas dos ciencias a veteranos y jóvenes dispuestos a trabajar por el éxito de un socialismo próspero y sostenible.

¡Matemáticos de toda Cuba, uníos!

¡Científicos de toda Cuba, uníos!

 

1 (Los párrafos subrayados por sus autores son aplicables a las Ciencias Jurídicas, tanto en la labor investigativa, causal y de pronósticos, a título personal como  -FUNDAMENTALMENTE- EN LA COLABORACIÓN INTERDISCIPLINARIA CON ESPECIALISTAS DE LAS CIENCIAS SOCIALES E INFORMÁTICOS, MATEMÁTICOS Y CIBERNÉTICOS).

Los comentarios estan desabilitados